Llueve


llueve y con eso se esconde el sol
llueve y con ellos me escondo yo.

a mi no se me ha olvidado su presencia
yo sigo sintiendo su ausencia
porque sigue siendo amiga, aunque no escuche su voz, solo su silencio.

transito silencioso con mis letras, que ya no saco a la luz
porque a veces hay que guardarse del sol
porque hay que huirle a eso que el corazón dice sentir y respirar, 
pero llega una de esas noches lluviosas y muestras lo que luna hace brillar.

No me escondo, solo lucho internamente una gran batalla que fácilmente le llaman: "Amor", que a mi verdad, es un desafió que nunca ha de terminar.

Sigo siendo humano como todos ustedes. sigo sintiendo porque no he vendido mi corazón,  ni mis sentimientos, aunque a veces me preguntan si los quiero vender o huir de ellos. respiro y digo, orgullosamente que no me arrepiento de nada, porque yo debía aprender cosas, que no se aprenden con libros, sino con errores que duelen adentro y que sanan no con tiempo, sino con amor, ese mismo con el que se empezó todo, y con el yo he aprendido a conocer fielmente en mi interior y que a veces sale afuera.

5:43 de la tarde


vivimos en la misma ciudad, nos gusta montarnos en el mismo sistema de trasporte, tenemos un deporte que nos encanta. Caminamos y nos tropezamos en los mismos lugares los mismos días. Pasamos horas pero no siempre andamos juntos. 

El sol y la luna es la misma para ella y para mi, las nubes y los pajaritos llegan a ser diferentes y aunque charlamos, nos reímos y seguimos en el mismo lugar tan frecuente, no significa que seamos amigos, como me dijo ayer cuando mire mi reloj que daban las 5:43 de la tarde, pero la quiero.