Como un niño que se esconde.

Aquí con mucho frió en la oficina. ya la jornada parece estar acabando en un viernes donde la gran mayoría se van a sus casas, otros van a comer o tomar algo y pasarla bien, o quizás salir a comprar algo de ropa antes de que llegue diciembre y derrumbe los precios, o en el mejor de los casos salir con los amigos a ver alguna película que esta en cartelera que quieres ver, cualquiera de las anteriores es mejor que estar aquí escribiendo algunas cosas que pasan dentro de un corazón que aun sigue palpitando, dentro de un cuerpo que aun tiene oxigeno para respirar.


Aun estoy aquí dándole vueltas a algo que no debería dar vueltas, a cosas que se descomponen por el peso transitorio del tiempo, a algo que no se le da tanto valor y con el cual yo estoy luchando día a día, con el cual se me regresa a veces con el brillo de mis ojos en alegría y dicha, pero aveces con un dolor inaguantable con el cual vivo en dias así. Aquí estoy con cosas que esta sobre el mantel de la verdad y que lo veo pero aun me tapo los ojos para no ver, por eso creo que mas bien debería estar en otro lugar en vez de estar como un niño que se esconde intentando que nadie descubra su escondite, buscando que nadie se de cuenta para que no lo saquen de allí. Aun ahora, estoy escondido, aun creo que mañana lo estaré, a menos que me alguien me saque de este escondite que se vuelve cómodo.

0 comentarios: